domingo, 29 de agosto de 2010

SOY…

Como suele suceder, cada periodo de gobierno es denominado por algún –ismo (algunos pasan a la historia y otros terminan al concluir dicho período presidencial), generalmente correspondiente al apellido del gobernante en ese momento. Así también son llamados sus simpatizantes.


Desde 2003 a esta parte transitamos lo que se conoce como Kirchnerismo. Correctamente el Ex –Presidente dijo que si se hubiera llamado López, se hubiera conocido a su gobierno y al de Cristina como “Lopezismo”, y lo que intentan los medios de comunicación con este tipo de denominaciones es borrar todo proceso de pensamiento colectivo.


¿Qué quiso decir Nestor Kirchner con esto?


Lejos está que las próximas líneas traten de encontrar una verdad última o se precien de enmarcase en un discurso socio-histórico de rigor “científico”. En sí, no serán más que el narrar de experiencias personales en la discusión diaria, la militancia y una lectura de la información circundante en los diferentes soportes comunicacionales tradicionales: Diarios, radio y Tv.


Ya son innumerables las medidas que se vienen tomando a favor de nuestro pueblo desde el 2003 hasta la fecha. Nestor Kichner en el 2004 le decía NO al ALCA junto a otros presidentes latinoamericanos, y ahora con el gobierno de Cristina se le dice NO a los monopolios mediáticos.


Todos recordamos el 2008 y los tensos meses de marzo y los subsiguientes de ese año, en que el Kirchnerismo paso a ser el enemigo número uno de la patria y el orden social, y cualquiera que lo defendiera era un militante rentado o falto de información que no sabe lo que dice. Los negros, los vagos, los que viven de planes sociales, todo eso éramos en ese entonces. Vayan a trabajar nos decían cuando te veían haciendo una pintada a favor de la 125 o volanteabas en una plaza. Allí en la calle se veía la crispación generada por los diarios que marcan agenda y la repetición constante de la tele en sus flashes informativos.


Que levante la mano quien no se haya sentido desubicado en alguna reunión familiar o con amigos al defender las retenciones como una herramienta para redistribuir la riqueza. A modo de hombre isla estábamos en soledad ante el discurso hegemónico que agitaba desde sus editoriales de Clarín o La Nación. Pero a modo de arma de doble filo el imperialismo mediático y su discurso vomitivo hizo salir de la pasividad a una cantidad importante de compatriotas de diferentes edades a manifestarse en las calles. Ya no éramos solo la militancia de la resistencia defendiendo a un gobierno y la justeza de una medida. Miles de nosotros llenamos el Congreso y otros tantos hicimos la vigilia durante la noche del “no positivo”. Luego vendría la Ley de Medios, AFJP, asginacion universal por hijo, estatización de Aerolineas. Todo eso a pesar de la derrota electoral en junio del 2009.


El Bicentenario abrió sus alamedas a millones de compatriotas que festejaron en todo el país la fiesta patria. El fantasma de la segunda y definitiva independencia ronda con más fuerza que nunca.


Ahora hay que seguir organizando en la universidad, en los sindicatos y en los barrios para conseguir la victoria en 2011. Sin miedo. Estamos haciendo lo correcto apostando a este proceso de construcción colectiva.


Si soy Kirchnerista ¿y que?


Alan Arias
Compañero de Reflexiones.

No hay comentarios: