jueves, 27 de octubre de 2011

Que nadie nos cuente quién fue Néstor





A un año de la muerte del más grande de todos, recordamos en jóvenes reflexiones nuestro artículo para su persona, en caliente, con la sangre que fluye y la pasión que nos conduce. Gracias Néstor.


jueves 28 de octubre de 2010



Me opongo totalmente a siquiera intentar leer lo que los mentirosos y cobardes jefes opositores salen a decir en un contexto oportunista como ellos mismos lo saben concebir.
Me opongo totalmente tan sólo leer los relatos dispersos de significados y valores que intentar publicar los evasores al modelo nacional que Néstor supo encabezar como uno de los dos cerebros de ésta fantástica gestión.
No quiero escuchar a ninguna Victoria Donda y a ningún Pino solanas dando el pésame absurdo del protocolo-tipo al mejor estilo Bergoglio, tan sólo a metros donde velan al líder máximo del siglo XXI.
De la misma manera, me niego con fuerte sentido y actitud desafiante a todo lo que me intente contar la derecha seria de buenos modales, la baires buenos aires, que sale a festejar con burbujas por el costado oscuro desde donde sólo ellos saben construir.
Insisto en no querer escuchar de uno u otro lado que me quieran contar los logros de ésta colosal figura. Parece ser que a los muertos se los pone en un eje elevado de ciertos metros desde donde se les quitan las impurezas cometidas en vida y pasan a ser intocables, meros recuerdos positivos y fotos sonrientes desde donde saben estar ubicados para ésa gente. A eso me niego también. Y me niego sobretodo porque quien escribe como tantos de la jp supimos valorarlo en vida, sus logros, su figura, su fuerza, sus ganas, su voluntad de acero incorrompible.
No necesité de su muerte para concientizarme de todo lo hecho, de los juicios a los genocidas por la desaparición de 30.000 compañeros pensantes, de generar 4 millones de puestos de trabajo, de lograr un modelo de inclusión donde el trabajador volvió a recuperar esa dignidad que tantos remarcan en las caras y comentarios de la plaza de mayo por éstas horas.
No necesité leer una tapa de diario para saber quién nos está dejando físicamente. Me bastó tan sólo con ir escuchando a lo largo de todo éste tiempo las palabras de agradecimiento de la gente más humilde de las villas por la oportunidad de volver a tener un trabajo asegurado, organizarse en cooperativas, tener acceso a una asignación universal, forjar el estudio público como una herramienta imprescindible de cambio para dar la real batalla cultural que Néstor y Cristina siempre elevaban como la “más grande de las batallas”.
Sigo sin necesitar que me muestren un conmovedor video realizado en uno de ésos centros que fue matando en vida a Néstor con mentiras, persecuciones a su persona y su familia, descalificativos de los más bajos, que sólo tienen chance de ser escuchados cuando hay una ley gestada en la dictadura que permite ese desnivel de voces donde los de siempre tienen lo que a los otros les falta. La ley de medios audiovisuales encarna en Néstor y éste proceso gubernamental la voluntad de cambiar de paradigma, de empezar a desnaturalizar las cosas y dudar que no todo fue siempre así, no todo lo heredado es lo natural, mucho menos lo real.
Sigo con el mismo énfasis en oponerme que me intenten describir la oportunidad y espacio que le dió a la juventud, como nos dijo bañado en llanto un trabajador de la casa rosada.
Espero que ni se acerquen a intentar explicarme procesos emancipatorios de libros del XIX sobre la clase trabajadora, porque yo mismo ví las lágrimas incesantes de ésos obreros de carne y hueso que despedían a metros nuestros a su expositor de necesidades.
Sin más que decir, me niego también a escuchar voces de desánimo que empiezan a hablar del fin de éste proceso que Cristina va a seguir llevando adelante con la mayor de las fuerzas que una persona como ella sabe llevar. En las obligaciones ella sabe jugar y agrandarse.
Me niego a escuchar siquiera a alguien de la juventud a tirar la toalla. Eso no va a hacer rememorar a Néstor. El único camino para seguir sobre éste eje es profundizar el estudio, la militancia, la voluntad y la solidaridad que ésa gran persona supo llevar como militante político y voz de la opinión relegada y marginada.
La doble cara de la moneda nos dice que se fue un grande, como así también que debemos apoyar a otra grande para profundizar lo que tanto trabajo costó.

“De los cobardes no hay historias”, de Néstor tenemos muchas para contar.




Leandro Basanta

domingo, 10 de julio de 2011

El rol de la “izquierda”

“Nosotros somos una fuerza independiente, no vamos a apoyar a ninguno de los dos sectores que vayan al ballotage” supo decir por éstas horas ensimismada en su discurso la cara visible del FIT, la candidata a jefa de gobierno, Myriam Bregman.


Siempre me llamó mucho la atención ésas autodefiniciones sobre el término “independiente”, cuyo concepto se carga de una connotación propia de quienes emiten éste discurso, haciendo especial énfasis en un purismo que no sabe cerrarle a jóvenes reflexiones del todo.


Bien saben los que acuden a éstos términos intentan desprenderse rápidamente de lo sucio, lo que contagia, lo que corrompe, la otredad que se define como lo que “No queremos ni estamos dispuestos a ser ni convertirnos”. Ésos principios que parecen no pactarse, no negociarse, porque el hecho de arrimarse a ésa compleja telaraña de cargos burocráticos, poderes oscuros, situaciones de convenciencia, es lo que quienes responden a éstas ideologías no están dispuestos a negociar, tomando distancia sobre lo que perturba, sobre lo anti-higiénico.


Varios enigmas y preguntas acuden a éste momento. ¿Eso es hacer política? . Seguramente alguno de los que se embanderan sobre ésas oraciones mágicas y perfectas dirán “vos te referís al pragmatismo, a la concesión de turno propia de la conveniencia”. “¿Es una actitud inteligente quedarse en el monumento autocreado del “No haber pactado?”.


Éstas respuestas y actitudes suelen arritar pasajeramente a quien escribe en éste momento.

¿Ésta “fuerza independiente” realmente se emancipa en una decisión así?. Se asemeja al juego de la totalidad o la nada. La dictadura del proletariado o la burocracia sindical.

¿Ésta “fuerza independiente” de veraz cree combatir a los poderes consolidados que dice criticar tomando una posición así?


Desde la mirada de ellos Filmus y Macri son lo mismo. La diferencia es que uno nació en Boedo y el otro se egresó del Newman. Filmus no es para nada siquiera un reformista, porque no se propone avanzar con la totalidad combativa. Es un gradualista y eso significa ser un reaccionario progre.


¿Cuál es el rol de ésta “fuerza independiente”?


¿A quién termina favoreciendo con su “neutralidad” pura y libre?


¿Son los trabajadores que suelen estar en sus discursos quienes van a ser los grandes beneficiarios de ésa posición moral neutral y digna de aplaudir?


Hubo veces en las que pensé que el Kircherismo, desde su posición de golpe gradual, no alcanzaba a cumplir con mis expectativas para lograr un país de mayor redistribución y real lugar de oportunidades de crecimiento. Quien dice ser Kircherista es quien está dispuesto a dar una pelea por un ideal dentro de un marco de realidad. Es proponerse la utopía de Galeano, ir a buscarla pasito a paso, sin caer en el conformismo de una persona que no posee una meta ni sueños en su andar.

Pero a su vez es entender cierta lógica de la disputa y el tiempo político.

“Con ésa lógica en 8 años no se terminó con la pobreza, apenas se la combatió con un conformismo de asignación universal y alguna que otra capacitación laboral” me imagino a alguno de los del FIT citando ésta oración con semejante desdén acompañado de ciertas gotas de soberbia.


Un kirchnerista tal vez sabría contestarle, en cierto momento de inspiración acompañado por la entrega de un mate compañero “Quedate tranquilo, vamos pasito a paso, como le gusta decir a Galeano. Quedate tranquilo, la identidad de la clase obrera sabe ser peronista y eso no se cambia, porque ahí mismo se cruza la pasión y el fanatismo, eso que a vos te molesta con tu postura sin manchas, académica y objetiva. Quedate tranquilo, que la mayoría de los héroes desaparecidos que tenemos son de nuestra querida Juventud Peronista, y en cada recuerdo que llama a la identidad nacen como un fuego dentro de nosotros ésas ganas de cambiar las cosas y llevar adelante su legado ejemplar. Entre ellos estaba Néstor, ése tipo que vos siempre te ocupaste de ver sucio porque se metía en el aparato del PJ. Quedate tranquilo, él no va a estar en la antología del llanto, porque tomó partido, y tomó al partido del poder real para cambiar ésta situación que a vos tanto te incomoda pero que no estás dispuesto a hacer como Galeano, pasito a pasito. Quedate tranquilo, en la antología del llanto vas a estar vos, con tu pureza divina haciendo llamado a la unión de los trabajadores, desconociendo eternamente que ellos se reivindican en lo que a vos tanto te molesta. En ésa realidad que incomoda porque tiene lo que a vos te falta en la teoría, el conflicto. La realidad no cierra como el método objetivo que te gusta aplicar. Y la realidad de los trabajadores hoy en día es nacional y popular. Hoy en día, como hace ya 66 años,es peronista”








Leandro Basanta

viernes, 8 de julio de 2011

Muchas Gracias Néstor! - Nuevo tema de la JP

Con la música de "Dime si te vas con el - Nigga"

Muchas gracias Nestor
Por todos estos años
Por tu militancia
Por bajar los cuadros

Todos con Cristina
Profundizaremos
El legado tuyo
Que ya hicimos nuestro

Prohibido olvidarse de lo que pasó
a Cobos le decimos saluda a Vandor
Cristina 2011 vamos a apoyar
Por más distribución y justicia social

Con la asignación
Con Eva y Perón
Te llevó pingûino
En el corazon

viernes, 24 de junio de 2011

"Buscando el Debate"




Qué cosa rara el peronismo. Sabe ser profundamente odiado por los sectores reaccionarios y patronales de éste bendito país. Sabe interpretarse como el monstruo invertebrado que impide el acceso a la conciencia de clase desde una visión marxista. Es la eterna fachada que impide una visión clara de las cosas, de la historia, de su evolución acorde a su sentido. “¡Nefasto el comienzo del peronismo!” , piensan y odian en ése mismo pensamiento los sectores de la izquierda científica y lúcida que ven en ésa demagogia una gran pared que impermeabiliza el acceso hacia la realidad.


Qué cosa rara el peronismo. Desde donde uno se pare, como la realidad misma, desde donde se la quiera interpretar, según el cristal con que se mire, las cosas se leerán de distinta manera, y se sentirán también en forma desigual.


Para los sectores reaccionarios es demasiado bienestar para las clases del barrio. Desde la posición radical revolucionaria, es escaso, son apenas migas del total de la torta. Es apenas un conformismo que impide lograr un giro total.


¿Nos estamos perdiendo de algo en éste análisis? Sí, y es algo muy importante, que suele perderse entre el desmenuzamiento de conceptos tan abstractos. El poder. Palabra fuerte y caótica si las hay. Lleva en su estigma algo que los sectores ultra revolucionarios no saben tener en cuenta algunas veces. El eterno conflicto, la lucha real desigual, la imposición de unos sobre otros, su sometimiento a modo de dominación, la sutileza del engaño por el interés en un arte de rodeo que conforma, bien diría Maquiavelo, ésa capacidad para mover piezas en un juego estratégico de suma cero.


¿Es el peronismo poder? Desde una posición política se puede decir tal vez que sí. Los más convencidos se van a preguntar: ¿Cómo puede usar el término “tal vez”?, si éste invita a la duda. Bueno, en la duda está la ausencia de certeza, y por éste camino se puede llegar a pensar si realmente el poder está en el peronismo. Si está en el peronismo es porque está en la política. Volvamos entonces a replantearnos aunque sea tedioso: El poder…¿Está en la política?.


Por medio de la política éste gobierno supo estirar la línea sobre qué se entiende por derechos de los ciudadanos. Siempre visto desde las patronales como “un estado fagocitador” y desde los autodenominados revolucionarios de izquierda “apenas caramelos para los que todavía no se avivan”.


¿Cómo puede ser que, desde éstos últimos, que bien saben llamar y pedir por la “lucha del movimiento obrero”, los relegan cuando el grueso de éste movimiento sabe identificarse fuertemente con Perón, Evita y Néstor? Es decir, con la doctrina peronista, con sus miles de contradicciones internas, como bien sabe ser la sociedad.
El peronismo es ése conglomerado, ésa batalla interna política que sabe encarnar dentro de sí los problemas propios de la sociedad misma.


¿Será posible una radicalización del modelo? ¿Es el kirchnerismo distinto del peronismo?.


El peronismo es algo que, los que dicen identificarse, dicen sentirlo. Llevan en su pasión la esencia de un proceso histórico que fue variando muchísimas veces a las largo de más de 60 años de existencia.


Para la izquierda consciente es la imposibilidad revolucionaria, la valla que incomoda el salto hacia un estadío paradisíaco, donde, al cabo de un tiempo, y siguiendo el profundo sentido inexorable de la historia, va a saber plantearse como una sociedad sin clases.


Pero volvamos a una cuestión que no sabe cerrarle a éste escritor en éste momento. La mayoría de la clase obrera, sino la mitad más uno del país, es peronista, y hoy en día su identificación pasional se encarna en el Kircherismo. El movimiento obrero, ¿Quiere realmente una revolución tal como pretenden ésos sectores elitistas-intelectuales de la izquierda lúcida y racional? . “Hay que ascender hacia la voluntad popular” sabía decir, palabras más, palabras menos, Mujica.


¿Se interpeló realmente a la clase obrera de éste país sobre qué es lo que quiere?.

De algo estamos seguros entre tantas preguntas sin respuesta que nos planteamos en jóvenes reflexiones. La pasión de las personas forman a los grandes movimientos que dan que hablar en los continentes. No se puede querer intentar escindir la pasión de la racionalidad. Ésa verdad de corte positivista intenta esconder, fina y sutilmente, las enormes pasiones oscuras y sombrías que tiene la racionalidad en ése cálculo feroz para apropiarse cada vez más de todo.


Escuchemos más al corazón y a las pasiones obreras. Hoy en día, ésas mismas identificaciones de la mayor parte de la clase popular sabe ser nacional….sabe estar bajo una bandera que realza el simbolismo de “Justicia social” como una batalla a dar progresivamente, gradualmente.

Ésa voluntad popular, perdón, ésa voluntad nacional y popular… sabe ser Kirchnerista.








Leandro Basanta

miércoles, 25 de mayo de 2011

El pueblo de aquel 25 de mayo de 1810


Buscando información sobre la Revolución de Mayo, encontré en las crónicas de la época una serie de indicios que nos podrían dar la pauta acerca de cuándo y cuál estuvo la primera agrupación de juventud militante.
Por ejemplo, los miembros de esta agrupación no vociferaban la conocida frase "El pueblo quiere saber de qué se trata", sino que ya sabían de qué se trataba y acompañados de unas banderas, que en las crónicas figuran como "trapos", con las inscripciones de "Juventud Morenista", "French - Beruti Conducción", cantaban lo siguiente:


Moreno es la locura, la felicidad...
El carnaval.
Ay che Cornelio puto sos la P.F.A.,
te vamo´ a matar

Cisneros y Sobremonte
se quieren matar,
porque ven que este Virreinato ya llegó al final

Y vos Carlos V
mejor rajá,
que con Paso no te plantás

¿Como dice?(Arenga uno de los militantes)

Otra! Otra mazamorra!!
papanapapapa
Otra! Otra mazamorra!!
Luego del resultado que tuvo el cabildo abierto del 22 de mayo, donde se había creado una junta de gobierno conformada en gran parte por criollos, pero presidida por Cisneros, aquella juventud pionera no se quedó callada y, gracias a la presión impuesta para con los cabildantes, lograron que se convoque a un nuevo cabildo abierto el 25 de mayo.
De allí surge otra de las canciones, la mas emotiva según algunos:
Moreno!
Mi buen amigo!
El 25 volveremo´ a estar contigo

Destronaremos
a Cisneros
Éste es el pueblo hacia la Revolución

No me importa lo que digan,
lo que diga Cornelio,
yo te sigo a todas partes,
cada vez te quiero más.

Y remataban siempre éste hitaso con un:
Moreno! querido! el pueblo está contigo!
También, en la crónicas donde estuve investigando, tal vez un poco tendensiosas hacia el morenismo, afirman que en la plaza no se decía "Viva la Patria", porque eso lo decían los liberales que veían en nuestra independencia un beneficio económico personal, entonces lo que tronaba en la plaza del pueblo era:

Viva la JM!
Viva!
Viva Moreno!
Viva!
Viva la mazamorra, que en unos años va a ser el chori peronista!
Viva!
Viva el pueblo!
Viva!
Viva la Revolución Coño!(Es válido aclarar que, en aquella época, el que no era español, era hijo de españoles, por lo tanto algunas cosas del idioma se mantenían)
Viva!

Aparentemente, la JM se había comenzado a formar después del victorioso resultado de la segunda invasión inglesa en 1807.
Lamentablemente, no tuvo mucha duración en el tiempo, después de la misteriosa muerte de Mariano Moreno en Marzo de 1811, estos jóvenes se vieron prematuramente separados de su líder y referente, aunque seguían cantando:
"Acá está,
ya llegó,
esta es,
LA GLORIOSA JM!

La que siempre va a bancar,
una junta criollaaa,
y un día, van a ver
a Moreno vengar, VENGAAAAR!!

Y ahora estoy,
sin ti,
te llevo en el corazon
lo que fuiste para mi.

la locura, la pasión,
que vos me hiciste sentir,
de luchar por mi tierra (todavia no existía el concepto de país - nación)
Para siempre Moreee,
eeenooo!"
Pero a pesar de que seguían cantando, las exigencias de defender a su tierra, hicieron que ésta primera agrupación de juventud militante se disperse, participando activamente en las guerras por la independencia y costando la vida de muchos de ellos.

En otra oportunidad seguiremos con mas detalles de este movimiento político IGNORADO POR LOS GRANDES MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

sábado, 16 de abril de 2011

Roles y juegos

Algunos suelen decir que las pasiones sólo saben explicarse por ellas mismas. En ése lugar la razón no debe meterse, no es cosa suya. La razón a su vez parece ser, de a ratos, el elemento que nos posibilita tomar decisiones racionales, maximizando nuestros beneficios a la hora de elegir. Es decir, en base a un abanico de posibilidades uno intenta establecer los réditos y contras de cada uno y en base a un análisis general elige, descartando lo que menos va a saber perder en ésa elección.

Todo este cuento lo estamos haciendo en base a las palabras, al lenguaje. Bastante más complicado suele ser en la realidad.

Las críticas más grandes de los procesos reales suelen darse justamente en el papel. Es en éste lugar donde la capacidad de imaginación y anhelos del ser humano tienden a la perfección. Igualdad, solidaridad, respeto, comprensión, igualdad de oportunidades, son conceptos que suelen estar, de manera explícita o en forma indirecta, en las críticas que se suelen hacer a los procesos reales donde las personas de carne y hueso despliegan sus intereses, visiones del mundo y proyecciones hacia el futuro. Éstas proyecciones suelen chocar muchas veces con un fin común que logre un bienestar general en una población cualquiera.


Intentando introducirme un poco más en el área del debate entre las personas, suelo escuchar como un zumbido fuerte e incómodo el tema de la “burocracia sindical”.
No necesito ahondar mucho en éstas dos palabras. Uno parece no necesitar que le expliquen de qué trata éste concepto. Bien sabemos que en una generalidad rápida burocracia se corresponde con la ineficiencia, la máquina que sólo sabe trabar y ser aguantadero de toda la mafia estatal que vive de manera parasitaria a costa de un estado que dilapida nuestros impuestos en éste bicho raro e improductivo.


La segunda palabra, “Sindical” está directamente afectada en relación a la primera. Rápidamente suelen venirle a la cabeza de algunos un significado donde una cúpula sedentaria, gorda y ventajera, a costa de decir defender los derechos de los trabajadores, hace uso para sus bolsillos y negocios personales. Es decir: tremendo ladri el que forma parte de la burocracia sindical. Se encuentra en ésa situación sólo para beneficio propio.


No es recomendable declarar públicamente que uno conoce a ciertas personas de la burocracia sindical. Las consecuencias de una declaración semejante puede no tener retorno. Lo mismo si uno está a favor de que exista ésta burocracia sindical y actúe como factor de presión en la disputa de poderes. Ahí sí, date por perdido. La masa del dedo puro-acusador te va a hacer recordar posiblemente hasta los últimos días de tu vida parasitaria que sos parte de una máquina deshonrosa con la que hay que terminar, porque así no se puede seguir más.


Resulta interesante preguntarnos entonces de dónde salen éstos discursos bastante uniformes por cierto.

¿Quién se ocupa de lograr relacionar ciertos conceptos con determinados juicios de valor?


¿Quiénes son los actores que se ocupan de manera persistente en hacer correr la bola de qué es lo que tenemos que pensar en base a ciertas personas, ciertos objetos, ciertas situaciones, ciertos valores?


En jóvenes reflexiones siempre nos interesaron más las preguntas que nos podemos llegar a hacer que las respuestas que podemos encontrar.


¿Por qué hay tanto asco, repudio y rencor sobre una estructura que, en la definición por papel, se ocupa de ser el instrumento de lucha de los trabajadores?


¿Quién o quiénes se ocupan de generarnos ésa subjetividad que no se piensa ni razona (porque se siente) respecto a éste término?


¿Estamos tapando de ésta manera otro tipo de debates políticos de mayor importancia que cierta gente no tiene interés en discutir?


¿A dónde desembocamos discutiendo la palabra Moyano?


Curioso es que ciertos medios de comunicación que se empeñan en manchar y estigmatizar a Moyano y compañía como la cabeza venenosa representante de los trabajadores, hayan prohibido a los laburantes de su propia empresa hacer uso de su derecho gremial.


¿Es que acaso la ley no es igual para todos?

¿No es como en la primaria donde la solidaridad, la igualdad y el cumplimiento de las normas y las leyes se aplican a todas las personas que deseen habitar el suelo argentino?


Qué educación la nuestra, qué valores los nuestros. Qué sentimientos de creencias solemos tener en base a una gran cantidad de temas que tiñen el campo de la arena y disputa política.


¿Qué es Moyano?


Saramago dijo alguna vez que ante cualquier hecho de la vida, por mínimo que sea, uno se tiene que preguntar de manera casi obligatoria tres cosas por lo menos: por qué, para qué y para quién.


La ley sabe ser ley en las oraciones, en el papiro que se baña de tinta cuando alguien escribe sobre el.

Lejos está de tener un impacto en la vida real cuando la disputa de poder propia de diversos sectores sociales no es funcional con ciertos intereses.


Pero momento… Si la realidad puede ser moldeada y preparada…¿Es una ficción?

De llegar a ser una ficción…¿Es posible modificarla?

En el papel es muy posible. El tema es en la realidad.


De nosotros depende, y un buen comienzo es el hecho de dudar.







Leandro Basanta

domingo, 20 de marzo de 2011

Reflexiones de Marzo

Al acercarse mediados de marzo, siempre me suele surgir la inquietud de saber algo más sobre los '70, sobre la represión y la resistencia. Pero ese algo más se refiere a alguna anécdota, alguna historia de vida diferente a las más conocidas, a las más osadas o heroicas. Es probable que esa búsqueda sea para encontrar, inconscientemente, alguna historia en la que me sienta representado, para comprobar que esos compañeros no tenían ninguna condición personal distinta a los que ahora militamos guiados por un ideal.

En mi casa siempre hubo un libro del "Nunca más", el informe de la CONADEP, aunque nunca tuve el interés de leerlo. Me parecía innecesario, creía que ya sabía demasiado como para ponerme a leer un libro entero sobre los centros clandestinos y las torturas que en ellos se practicaban. No obstante, tampoco tenía claro de qué se trataba. Pero, por esas locas razones de la vida, finalizando febrero un día andaba antojado de leer algo, así que me remití a la biblioteca de casa y me puse a buscar. Por allá abajo, atrás de todo lo vi y creí que no tenía ganas de leerlo, pero sentí la necesidad de por lo menos leer la introducción, después el primer capítulo y así me fui dando cuenta lo necesario que es para todos ese libro. Aún no lo terminé, llevo leídas unas cientos de páginas que me han hecho entrar en razón de que no tengo ni la más pálida idea de lo que pasó en la noche del Proceso de Reorganización Nacional.

Cristina siempre nos dice en los discursos que valoremos lo afortunados que somos de, desde que nacimos, vivir en democracia. Además de tener en los últimos tiempos un gobierno que no reprime a los jóvenes, ni física, ni psicológicamente. En democracia también se los reprimió, ya conocemos las formas de represión creativa/ideológica practicada por el neoliberalismo para con nosotros.
Y no sólo eso, sino que también nos apoya, nos da oportunidades laborales y académicas (9 universidades inauguradas en los últimos años), nos invita a participar y a comprometernos con la situación del país. En fin, estimula nuestra ambición por cambiar las cosas que no están bien.

Es importante reconocer lo valioso que es dar este estímulo a los jóvenes, ya que para ellos(nosotros) siempre algo va a haber mal, siempre va a haber alguna injusticia. Porque al tener falta de conciencia pura de los hechos ocurridos en el pasado, vivimos en una constante ¨rebelión¨ con lo viejo. Esto se puede dar también considerando que creemos como algo pasado y lejano todos aquellos sucesos acaecidos durante la dictadura.
De ésta manera encontramos fundamental la idea de tener a la juventud movilizada. Así es como sucedió en la época denominada como "la primavera de los pueblos", donde los jóvenes motorizaron las transformaciones. Dentro de éstos sucesos podemos mencionar a ¨el Cordobazo¨. Tal vez de aquí a Néstor le surgió la idea de "Cuando la juventud se pone en marcha, el cambio es inevitable".
También hay una frase de Allende que refuta una de las máximas del Neoliberalismo(la que intenta convencer a los jóvenes de no meterse en lo que ocurre a su alrededor), e indica "Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica"

Retomando el contenido de los discursos de Cristina, también empecé a valorar e incluso entrar en razón de eso que dice después de mencionar la suerte que tenemos de haber vivido siempre en democracia, porque dice "sólo los que vivieron durante esas dictaduras pueden saber como es realmente". Yo solía relativizarlos, creyendo que con todo lo que sabía de esa época podría darme una idea de cómo era realmente. Pero leyendo el "Nunca más" me di cuenta que no, que efectivamente solamente los que vivieron y sufrieron esa época lo pueden saber. De momentos, creía que estaba leyendo una novela, algo ficticio, eran demasiado cruentas y salvajes las cosas que en el libro se reflejan, como para poder creerlas a simple lectura.

Todo esto me hizo reflexionar acerca de éste proyecto y comencé a pensar en los inmensos cambios culturales que se están dando. Tal vez, uno en las discusiones que tiene diariamente, intenta explicar a los que no nos apoyan, la cantidad de cambios en lo económico, la prosperidad que nos invade hace varios años y la previsión sobre el futuro. Pero no son la mayoría de las veces, por lo menos en mí particularmente, las que dedico a transmitir o hacer ver estos cambios culturales. La importancia de reivindicar a todos esos compañeros que dejaron la vida por un país mejor, que sabían que iba a ser difícil, pudiendo perder la vida en el intento, pero sin embargo igual iban al frente, simplemente impulsados por sus convicciones, sus sueños, la alegría de luchar por un proyecto colectivo común. Enseñanzas que Néstor nos estuvo transmitiendo hasta sus últimos días, logrando exponer su tesis de cuan viable era, aquel 27 de octubre.

Muchas veces me pregunto, por qué milito, por qué me comprometo, por qué creo en este proyecto. Las respuestas me surgen instantáneamente. Cuando alguien tiene las cosas claras, cuando uno sabe lo que hace, el otro lo puede identificar muy fácilmente. Y esto sucede en tódos los ámbitos, en la universidad, en el fútbol, en los deportes en general, en las profesiones. Entonces, cuando un gobierno reivindica a personalidades del pasado, olvidadas o no, haciendo ver sus ideales y siendo consecuente con ellos, ahí ya pude contestar mis preguntas. Pero si avanzamos y vemos el reconocimiento a la lucha incansable ante toda adversidad contra la dictadura de aquellas madres, abuelas, hijos y ex detenidos desaparecidos. Adjuntando a esto el juicio a los genocidas liberados por otros gobiernos. Ya podría estar satisfecho, pero si también vemos que gran cantidad de los funcionarios de este gobierno siempre fueron militantes, desde pendejos, teniendo ahora una doble responsabilidad moral, la de llevar a cabo sus sueños setentistas y también el de todos sus(y nuestros) compañeros que la dictadura se llevó.
La lista podría continuar, pero a esta altura, mis autocuestionamientos cambian de sentido:

Me vuelvo a preguntar,

¿Cómo no militar, cómo no comprometerme, cómo no creer en éste proyecto?

Para finalizar, les dejo un pedido de Néstor:

"Les pido que la ayuden a Cristina, que es una mujer con coraje dispuesta a transformar la patria".
Julián Cherkasky Rappa

miércoles, 9 de febrero de 2011

Desnaturalicemos


Jóvenes reflexiones siempre intenta, de manera humilde y consciente de sus limitaciones, establecer pequeños intentos propios de la hermenéutica sobre cuestiones que día a día tiñen, empañan y hacen a nuestra realidad. De ésta manera solemos preguntarnos cuáles son los valores manejados y aceptados socialmente, de la misma manera que sus límites construidos e impuestos por la sociedad misma.

Siguiendo entonces ésta propuesta tímida pero concisa nos indagamos persistentemente sobre las actitudes y actuaciones de ciertos actores a lo largo de nuestra pequeña historia a modo de país-nación.

Sabemos así que “La historia oficial” no es más que la historia legitimada por el sector dominante, que logra su aval en la complicidad pasiva y activa de una gran parte que compone la sociedad.

La historia oficial nos quiso ocultar el único momento nacional donde los trabajadores tuvieron representación directa por medio de su voto mayoritario. Dieciocho años posteriores al 55’ se obstinaron en borrar del mapa cualquier vestigio de ésa época gloriosa, intentando arrebatar de la esencia de los obreros cualquier pronunciación, cántico o identificación que reflejaba sus logros por medio de la ley impuesta de manera antidemocrática como fue el decreto 4.161: la proscripción efectiva de todo lo que esté vinculado al peronismo.

De la misma manera Urquiza, Mitre, Roca y compañía intentaron hacer lo mismo en acción directa contra el único gobierno que demostró ejercer la soberanía sobre las fuerzas extranjeras como lo fue Rosas en la vuelta de obligado, teniendo como premio nada menos que el sable entregado por el libertador José de San Martín, tildando el accionar como la “Segunda independencia sobre las fuerzas externas”.

Intentando continuar una linealidad que logre mantener cierta lógica, podemos decir también que la resaca neoliberal que se une en una oposición amorfa hoy día, reivindica en su parte más derechista/reaccionaria el asumirse peronistas, como son los casos de Duhalde, de Narváez, Solá y Barrionuevo entre tantos otros.

La ecuación que los excluye instantáneamente de su intento de pertenencia al partido son nada más que las tres simples frases del partido justicialista que supieron ser la bandera esencial de su proceso inicial: Independencia económica, soberanía política y justicia social.

Lejos de hacerle homenaje a éstas palabras el Duhaldismo, en su pertenencia de ser el neo-liberalismo con memoria en la espantosa década del 90´, logró en ése período generar una extraordinaria Dependencia económica al subsumirse, por medio de la convertibilidad, a las recetas liberales impuestas por el Fondo Monetario Internacional. Esto desembocó en una Subordinación política, relegando su potencialidad transformadora de la sociedad. A su vez, el combo-fusión logró la injusticia social más grande de la historia nacional cuya política de extranjerización encausó al estado como el gran estorbo de los negocios privados, y tuvo el resultado de desocupación más importante de nuestra memoria, con un 25% de personas sin empleo pos “La Alianza” y un 50% de ciudadanos pobres a nivel país.
Sin embargo, a nivel mediático ésta década, en su andar, no tuvo repercusiones propias de la injusticia social que vivía gran parte de la población.

Parece ser que todo poder afín a los sectores dominantes de siempre genera una pasividad en el relato que deja entrever la preocupante complicidad de ésos años entre el poder económico y el poder político.

La ecuación se invierte de manera estrepitosa cuando ése poder político va en contra de los anchos privilegios perpetuos de los mismos de siempre. En éste caso el poder genera resistencia, crispación, el no entendimiento de un “consenso” que busca la sociedad (claro está que el consenso es no tocar los intereses históricos de los sectores elitistas que no dejan de pedir mano dura y limpieza de los pobretones que afean sus plazas embellecidas y sus nuevas calles asfaltadas contra la ideología que propone una intervención pública-social).

La historia es más reproducción que cambio, de eso estamos convencidos. Lo novedoso es el momento histórico en el que se dan ciertas batallas para reestablecer lo legítimo de otra manera distinta a lo que fue siempre lo oficial. Éste gobierno ha dado cabales ejemplos sobre esto último.

Volviendo al comienzo, logró desocultar “La epopeya” Rosista que habían dejado sin paso a los barcos franceses e ingleses cuyo afán consistía en apoderarse de nuestros ríos internos.

Ésta batalla cultural es la que se da poco a poco, paso a paso, porque justamente es una batalla real contra los que siempre se encargaron de hacer el guión a la clase media-cómplice y culpable de éste país.

De la misma manera y fiel a éstos principios los factores de poder y el recuerdo de las masas saben enaltecer a quienes fueron consecuentes entre sus palabras, convicciones y acciones.

Lejos está de ser azaroso el lugar merecidamente obtenido por Néstor junto a Eva y Perón en el Partido Justicialista y el Movimiento Peronista como los únicos que realmente en 200 años de historia intentaron dar una disputa de poder y capital real a favor de los desfavorecidos descamisados de siempre.

Nuestra presidenta cuyos destellos intelectuales asombran van de la mano en igual intensidad con su compromiso por ésa reducción de la brecha social que eleve las oportunidades de mejorar la vida económica, cultural y social de ésos desfavorecidos a los que sólo tres personas además de ella supieron prestarle la atención, el oído y el cuerpo entero en su entrega por ésa notable causa.

Su lugar en el recuerdo de la mayoría ya está reservado.






Leandro Basanta