jueves, 4 de marzo de 2010

Llamémosle objetivo

Absolutamente todas las personas tienen un objetivo para sí mismas. Lo tienen para su futuro, relacionado con sus seres queridos, con su vida como parte de la sociedad y como miembro de una familia.

Incluso tienen objetivos para cada día, mes y año.
Una vez definidos estos, uno hace lo posible por concretarlos.

¿Por qué será eso?

Buscando en diferentes lugares, encontré la siguiente interpretación de “objetivo” que podría explicar mi duda.

“Un objetivo no es más que la expresión de un deseo mediante acciones concretas para conseguirlo”
De esta manera, uno se va haciendo un camino, define su rumbo, hacia donde va y hacia donde quiere ir según sus deseos.
Recuerdo una frase que me dijo una profesora de la secundaria:

“De utopías vivimos”
Y es así, si no soñáramos estar, ser o tener determinadas cosas, ¿Dónde estaríamos, qué seríamos o qué tendríamos?
¿Es posible no soñar eso?

La persona que no lo haga, evidentemente no tendrá rumbo. Si no sabe a dónde quiere llegar, lo más probable es que no llegue a ningún lado.

Si nos referimos a nuestro país, con este tema, sucede lo mismo que con las personas. Con la excepción de que un país está conformado por millones de personas y es muy difícil que los objetivos fijados beneficien a la totalidad de habitantes del mismo.
Por lo tanto, lo que se debería hacer sería buscar un objetivo común, lo mas abarcativo posible.

¿Cómo se hace para buscar/encontrar un objetivo común?

Los que imponen estos objetivos son los gobernantes, avalados por elecciones democráticas. Por lo tanto, la pregunta anterior es sencilla, lo que se debe hacer es votar a los gobernantes que propongan eso.
El tema es que los gobernantes(o los que aspiran a serlo) ya saben la respuesta a esta pregunta, y es por ello, que en las campañas electorales proponen, mediante falacias, este ansiado objetivo común.

¿Cómo identificar los políticos que mienten sobre sus propuestas y los que no lo hacen?

Esta pregunta se complica un poco. Para mí hay dos formas:

• Revisando su pasado, su familia, los valores que en estos están fijados, su trayectoria en la política, entre otras cosas.

• Una vez elegido como gobernante, viendo sus acciones.

Con esta segunda forma nos estamos remitiendo a la definición mencionada al comienzo.

Como es de público conocimiento, en las últimas décadas, los objetivos de los gobernantes, no fueron precisamente lo que acá creemos ideal.
Referido a esto, encontré otra definición que nos puede ayudar a entender mejor qué es un objetivo para el estado:

“Es un estado deseado hacia el cual está dirigido un proyecto, programa o plan. Se debe formular en términos de mejora de la situación de una población. El objetivo determina la orientación que se le debe dar a las tareas, actividades y procesos para cumplir con los propósitos de la entidad y del Estado .”
Ahora bien, ¿les parece adecuado el objetivo planteado por el actual gobierno?

Como a muchos argentinos, si, me parece adecuado.
El problema es que hay unos pocos a los que no les parece bien.

¿Por qué?

Porque a ellos los beneficiaban mas los anteriores objetivos, aquellos que iban en contra del pueblo. Ellos son los dueños de la riqueza, que mediante los medios de comunicación persuaden al pueblo diciéndoles que este proyecto no los beneficia y les proponen otra cosa, netamente opuesta a lo que plantea el actual gobierno.

A mi me gustaría saber qué es lo que proponen.

¿Qué es lo que propone Carrió, Macri, Reutemann, Cobos, Duhalde?

¿Qué es lo que propone la Coalición Cívica? Porque yo siempre he visto que se oponen pero no he escuchado una propuesta coherente en reemplazo de aquella medida que no les gusta.

¿Qué es lo que propone el PRO? ¿Lindas plazas y buena onda?

¿Cuál es el plan de De Narváez? Fue diputado durante 4 años en los cuales no presentó ningún proyecto, sin embargo le ganó las elecciones nada menos que a Néstor Kirchner para renovar su banca como diputado… debe ser por aquel plan que vive mencionando, pero que nunca dice en qué consiste.

¿Será que no lo dice porque a la gente no le va a gustar escucharlo?

Recuerdo que hace unos años se criticaba a la Argentina porque no tenía un modelo de país, un objetivo a seguir, y se lo comparaba con mucho énfasis con Brasil y el notable crecimiento que ha tenido desde que se fijó el objetivo actual.
En realidad, si teníamos un objetivo, el cual no ansiaba precisamente el progreso.

Ahora bien, ¿por qué ha desaparecido este debate de la vida publica, de los grandes medios?
¿Por qué TN se preocupa más por encontrar supuestos actos de corrupción en el gobierno y no se preocupa por ponderar los logros del modelo?
¿Será porque este modelo no los beneficia de la manera que lo hicieron los gobiernos anteriores?

¿Por qué no nos comparan más con Brasil? (Ojo, lo digo en temas serios, no me refiero a la relación de Lula con su oposición. Que yo me lleve mal con un compañero de trabajo, no quiere decir que haga mal mi trabajo.)

¿Será que encontramos aquel objetivo que los poderosos nunca pensaron que podíamos encontrar?



Julián Cherkasky Rappa